USO aprueba una propuesta de acción centrada en empleo, Estado social e igualdad

Con un 100 %, el 12º Congreso de USO aprueba el Documento de Análisis y Propuestas de Acción, que marca las líneas de trabajo sindical de este mandato

El 12º Congreso Confederal de USO ha aprobado con el 100 % de los votos una propuesta de acción centrada en en empleo, Estado social e igualdad, que marcará la actividad sindical de los próximos cuatro años.

El 12º Congreso USO ha respaldado el documento de Análisis y Propuestas de Acción, más dinámico, útil, sintético y claro que en otras ocasiones. Se divide en tres bloques diferenciados: Análisis, Propuestas Sindicales y Propuestas Organizativas.

El primer bloque se aborda el análisis de estos últimos cuatro años en el contexto político, económico, laboral y social, con un apartado exclusivo al análisis de estos dos últimos años de pandemia y crisis sanitaria. El segundo bloque está dedicado a las propuestas sindicales de USO sobre temas económicos, laborales, fiscales, sociales, etc., dividido en 4 apartados. Y, por último, las propuestas organizativas recogen el programa de acción y las bases de funcionamiento de la organización en las que se abordan prioridades como la formación, la comunicación, el compromiso militante, la solidaridad somo principio de identidad, etc.

Construyendo futuro con la creación de empleo digno hacia una transición justa

La apuesta por el empleo digno y la transición justa centrará la acción sindical de USO. El sindicato trabajará para que las propuestas sobre el cambio del sistema productivo sean una realidad, entre las que se encuentran:

  • una verdadera política industrial integral para conseguir que sea una fuente generación de empleo de calidad, abordando los retos de la Industria 4.0 y los desafíos del cambio tecnológico, así como el Plan Estratégico Energético Nacional de futuro o un profundo cambio del modelo actual del sector de servicios.
  • transición justa, centrándonos en el cambio climático y la digitalización, que están provocando la aparición de nuevas realidades laborales y la crisis de ciertos sectores.
  • trabajo decente y creación empleo. USO defiende que el sostén y la única garantía de la protección social es el empleo. Por ello, reivindicamos políticas de reforma de la legislación laboral que posibiliten la calidad en el empleo y rompan con la precariedad y la excesiva temporalidad; que eliminen discriminaciones entre contrata y empresa principal; que apuesten por el futuro y modernización empresarial responsable, la capacitación y la formación.

Construyendo Futuro, con una acción sindical eficaz y reivindicativa

Los retos a los que se enfrenta la negociación colectiva en los próximos cuatro años están marcados por varios factores decisivos como son la crisis económica desencadenada por la pandemia; la emergencia de nuevos derechos y conflictos laborales derivados de los derechos digitales, el trabajo a distancia y el trabajo en plataformas y, por último, la necesidad de una normativa en la que la negociación colectiva sea protagonista y haga que recupere su fuerza vinculante, adaptándola a las necesidades actuales y haciéndola más plural, vinculante y participativa.

Además, para USO es un objetivo central defender la salud laboral, luchando para que la salud y la seguridad en el trabajo sean reconocidos como derecho fundamental. Por ello, reivindicamos la creación de un Pacto de Estado para luchar contra la siniestralidad laboral y las Enfermedades Profesionales. Hasta el momento, no se considera una prioridad ni un problema de estado.

En materia de Responsabilidad Social Corporativa, desde USO, como miembro de la Plataforma por las Empresas Responsables, reivindicamos que la regulación de la diligencia debida, que contemple la cadena de suministros completa, obligue a la rendición de cuentas y existan sanciones a las empresas y la reparación a las víctimas.

También, el documento de Análisis y Propuestas de Acción exige nuevas políticas para un sindicalismo más efectivo, plural, actual, transparente y participativo. En este sentido es más que necesaria la reforma de la Ley Orgánica de Libertad Sindical, para conseguir acabar con la discriminación y la exclusión de fuerzas sindicales que representan a miles de trabajadores y trabajadoras.

Construyendo Futuro por un Estado social con justicia fiscal

Para alcanzar una mejora social y económica, el Estado social debe ser reforzado. En materia de educación, USO defiende la complementariedad de las redes educativas pública, concertada y privada, evitando cualquier forma de exclusividad o exclusión. La educación más adecuada para una sociedad, plural y democrática como la nuestra, debe ser una educación también plural, gratuita y universal, que fomente los valores de la tolerancia y la participación. Por eso reivindicamos un Pacto Educativo porque en USO siempre hemos entendido es un bien necesario, pues el interés que está en juego es de suma importancia.

De igual manera, desde USO defendemos la necesidad de una sanidad pública y universal y por ello, reclamamos la necesidad de una financiación suficiente y finalista incrementando las partidas presupuestarias, especialmente las dedicadas a la atención primaria en los centros de salud y garantizando una mejor distribución entre las comunidades autónomas. Especial atención merece, tras las situaciones de estrés y riesgo emocionales como consecuencia de la pandemia, el cuidado de la salud mental de los ciudadanos. Además, USO rechaza cualquier intento de eliminación de la cobertura sanitaria a inmigrantes en situación irregular y entendemos que es necesaria una reorganización del sector sanitario, con la eliminación de los contratos precarios, interinos y eventuales.

El modelo de servicios públicos que USO defiende debe estar por encima de intereses y ciclos económicos. Las distintas Administraciones deben garantizar la calidad de los servicios públicos esenciales y un acceso a ellos en pie de igualdad, que no dependa de aspectos económicos o territoriales.

Con respecto al desempleo, desde USO denunciamos la situación de los llamados parados de larga duración, que, a pesar de la aparente mejoría de los datos, se han incrementado no solo por los efectos de la pandemia, sino también por la falta de actuaciones eficaces para evitar que se produzca esta situación. Por ello es imprescindible mejorar, financiar y fomentar las políticas activas de empleo para que los Servicios Públicos de Empleo cumplan sus funciones y sean útiles para guiar, orientar, seguir y evaluar a las personas en desempleo.

Mantenemos la defensa a ultranza de nuestro sistema público de pensiones implica que garantice unas pensiones dignas y unas prestaciones sociales solidarias y suficientes. Así, USO rechaza cualquier imposición de planes de pensiones privados, especialmente los planes de empleo y aquellos que afectan a los empleados públicos, que detraen, sin consentimiento de los empleados y empleadas, de sus nóminas las aportaciones a ellos como salario diferido. Y continuamos reivindicando la necesidad de blindar nuestras pensiones como defendemos con las organizaciones que conformamos la Mesa Estatal Pro-Referéndum de las pensiones (MERP), promoviendo una reforma que modifique el artículo que establece la garantía de pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, en el sentido de que se refuerce como obligación y mandato constitucional inexcusable para los poderes públicos, la prohibición de cualquier tipo de privatización y el mantenimiento del poder adquisitivo real de las pensiones.

USO considera que es necesario emprender reformas fiscales y tributarias para mejorar la suficiencia recaudatoria y la eficiencia del sistema fiscal español, así como analizar las figuras tributarias para adaptarlas al contexto económico actual derivado de la crisis sociosanitaria ocasionada por el covid-19 y realizar ajustes en impuestos ya existentes para mejorar su eficacia. Así, proponemos un programa de reformas fiscales de amplio calado que iguale el gravamen y las deducciones de todos los contribuyentes, sea cual sea la comunidad autónoma donde se resida y evite la desigualdad en el reparto de las cargas tributarias.

Construyendo Futuro, luchando por la igualdad y la inclusión

La lucha por la igualdad sigue siendo un pilar fundamental de acción para USO. La igualdad de género sigue siendo una gran tarea pendiente en nuestro país en todos los ámbitos y en la que debemos seguir trabajando como agente social.

Los jóvenes siguen ostentando la mayor precariedad laboral, con empleos temporales, abuso en las formas de contrato, salarios inferiores, falta de oportunidades para la emancipación o la pobreza juvenil. Todo ello trae como consecuencia una juventud sin esperanza y que aumenta los riesgos de padecer exclusión social. Son necesarias, por tanto, políticas activas de empleo que fomenten el empleo estable y de calidad de las personas jóvenes, así como políticas que potencien la inserción de los mismos en el mercado laboral.

A pesar de que en España se han aprobado leyes pioneras a nivel mundial para el reconocimiento y la inclusión del colectivo LGBT+, regulando la igualdad de oportunidades y la no discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género en el ámbito laboral, en el plano práctico queda mucho por hacer para luchar contra la homofobia, la lesbofobia, la bifobia y la transfobia. Por ello proponemos la negociación de planes de diversidad que incluyan medidas para acabar con la discriminación de los trabajadores LGBT+ y que puedan tener un empleo digno sin sufrir discriminación, así como protocolos de acoso específicos.

También USO exige una política migratoria en la Unión Europea, que refleje nuestros valores fundamentales ante los flujos migratorios que actúen contra el tráfico y la trata de seres humanos, el trabajo forzoso, la explotación y el dumping social.

USO defiende el derecho de las personas con discapacidad a formarse y trabajar, en igualdad de condiciones con las demás para lo que necesitamos que la discapacidad sea prioritaria en la acción política parlamentaria. Estamos en medio de una revolución digital que influye en el proceso de recuperación económica y social y, por tanto, hay que garantizar que los procesos de digitalización sean inclusivos.