Un nuevo contrato social para una recuperación rica en empleo

Por Paola Simonetti , Directora Adjunta, Departamento de Política Económica y Social, CSI

«La gente ya no viene al quiosco a comprar té desde que comenzó el brote pandémico. Soy el sostén de una familia de nueve. Muchos días no gano un solo chelín y vuelvo a casa con las manos vacías «. Esta es la historia de Jamila, un poseedor de un quiosco de té en Mogadishu, Somalia. Su historia también es la historia de alrededor de 2 mil millones de trabajadores informales en todo el mundo que se han visto obligados a hacer frente a la crisis por su cuenta.

Las deficiencias preexistentes del mercado laboral han hecho que quienes ya eran vulnerables (trabajadores poco calificados, trabajadores migrantes, trabajadores informales, mujeres y jóvenes) estén aún más expuestos al impacto de la crisis. De hecho, el mundo entró en la pandemia con una «deuda de sostenibilidad» preexistente.

El indicador compuesto de la CSI ODS8 a continuación, que cubre 145 países que corresponden a más del 97% de la población mundial, se calcula sobre la base de cuatro subdominios relacionados con cuatro dimensiones: bienestar económico, calidad del empleo, vulnerabilidad laboral y derechos laborales. . La calificación oscila entre 70-130 y el promedio mundial se establece en 100.

Indicador compuesto y subdominios del ODS 8 de la CSI 

Fuente: CSI-ASviS

Teniendo en cuenta los grupos de ingresos de los países, los resultados muestran grandes diferencias entre los países de ingresos bajos y los de ingresos altos con un puntaje promedio de 90,70 para los países de ingresos bajos en comparación con un promedio de 107,39 para los países de ingresos altos. Aunque esto ciertamente representa una división Norte-Sur, no significa necesariamente que a los países más ricos les esté yendo bien. De hecho, los países de ingresos altos con un rendimiento ligeramente superior al promedio mundial (100) todavía tienen un largo camino por recorrer hacia la sostenibilidad.

Esto demuestra que el crecimiento económico por sí solo no puede proporcionar a los países los medios suficientes para contrarrestar la pobreza y las desigualdades y garantizar el bienestar de todos. La falta de salarios adecuados y mercados laborales inclusivos siguen siendo cuestiones importantes que obstaculizan la calidad del empleo. Y la exposición de los trabajadores a los riesgos, la falta de protección y la exclusión son desafíos globales con el 70 por ciento de la población mundial incapaz de contar con la seguridad de una protección social completa. Si bien solo los países de ingresos altos obtuvieron mejores resultados en la dimensión de los derechos laborales, la crisis económica trajo consigo restricciones a las libertades y violaciones de los derechos laborales en todo el mundo (incluido un aumento de la explotación de los trabajadores en las empresas digitales en las economías desarrolladas). Estos incluyen violaciones a las normas laborales internacionales, incumplimiento de la normativa laboral en materia de despidos,

El papel del ODS 8 para avanzar mejor

A través de sus metas sobre protección de los trabajadores, trabajo decente, protección social, crecimiento inclusivo y preservación del medio ambiente, el ODS 8 multidimensional sobre «trabajo decente y crecimiento económico» tiene un papel fundamental para impulsar la recuperación y la Agenda 2030 hacia adelante .

Interrelaciones entre el ODS 8 y otros ODS

Fuente: CSI-ASviS 1

Los buenos resultados en el ODS 8 se correlacionan positivamente con una variedad de metas en los ODS. Como se describió anteriormente, el logro de un objetivo (ODS 8) parece reforzar la capacidad de un país para lograr otros. Por ejemplo, la dimensión social del ODS 8 (niveles de empleo, salarios y cobertura de protección social) es clave para combatir la pobreza y el hambre (ODS 1 y 2), mientras que el objetivo de «igual salario por trabajo de igual valor» es una condición previa clave para la igualdad de género (ODS 5). Surge una compensación en la relación entre el crecimiento económico, actualmente basado principalmente en el carbono, y la dimensión ambiental. Sin embargo, el ODS 8 incluye un objetivo para desvincular el crecimiento del PIB de la degradación ambiental, lo que implica la descarbonización de la energía y la transformación industrial que conducen a cero emisiones de CO2.

Las recuperaciones divergentes, particularmente exacerbadas por la ausencia de una cooperación internacional sólida para combatir la pandemia en todas partes, y un escenario de empleo dramáticamente debilitado, son actualmente los mayores desafíos del mundo. Es probable que las preocupaciones sobre la sostenibilidad de la deuda empujen a los gobiernos hacia la austeridad, haciendo recortes devastadores en el gasto del sector social. La austeridad debilitará inevitablemente la velocidad y la calidad de la recuperación y socavará la capacidad de resistencia a las crisis futuras, con graves consecuencias para el ODS 8 y el desarrollo sostenible.

Una recuperación y resiliencia impulsadas por el ODS8

Es fundamental que los responsables de la formulación de políticas den prioridad a las medidas de recuperación urgentes y a largo plazo, promoviendo el bienestar social y apoyando los mecanismos de gobernanza para hacer retroceder los desequilibrios y las desigualdades de poder:

  • Incrementar las inversiones en la creación de empleo decente y respetuoso con el clima con medidas de transición justas: se pueden crear millones de puestos de trabajo mediante inversiones en infraestructura sostenible, energías renovables y medidas de eficiencia energética. Para garantizar que los trabajadores y las comunidades no se queden atrás, se deben negociar medidas de transición justas con los interlocutores sociales, basadas en la protección social, la educación, la formación y el desarrollo de competencias.
  • Ampliación de los sistemas universales de protección social: si bien son opciones factibles para muchos países, donde solo la voluntad política parece ser el determinante real, este no es el caso de los más pobres. La propuesta del Relator Especial de la ONU sobre la pobreza extrema y los derechos humanos para el establecimiento de un Fondo Mundial de Protección Social es crucial para mantener la implementación de pisos de protección social a este respecto.
  • Mantener la igualdad y luchar contra la vulnerabilidad: las inversiones en servicios e infraestructura de atención pública de calidad, la promoción de la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor y la introducción de un salario mínimo vital con negociaciones colectivas más sólidas siguen siendo las condiciones previas para la igualdad de género, así como la educación y las habilidades. la formación y el aprendizaje permanente como medidas para la integración de los jóvenes en el mercado laboral.
  • Financiamiento de la recuperación y la resiliencia: El acceso universal a las vacunas y el tratamiento, el aumento de los niveles de asistencia oficial para el desarrollo (AOD) y el financiamiento en condiciones favorables, junto con el alivio de la deuda y una nueva forma de cooperación internacional, deberán hacer el trabajo pesado para la recuperación y necesidades de resiliencia por delante. Los bancos de desarrollo multilaterales, regionales y nacionales deben apoyar mejor las necesidades nacionales de los países en sectores estratégicos e integrar sistemáticamente el empleo en los marcos de medición de resultados, midiendo la calidad y cantidad de la creación de empleo.
  • Apoyar la gobernanza inclusiva y el diálogo social: el diálogo social y las relaciones laborales son fundamentales para elaborar políticas equitativas y otorgar mayores niveles de transparencia, buena gobernanza y confianza en las instituciones, dentro de los países, pero también entre las naciones.

El mundo necesita una nueva visión para reembolsar los modelos económicos y sociales, y esto requiere compromisos de todas las fuerzas económicas, sociales y políticas. La reciente declaración de los Ministros de Trabajo y Empleo del G20 es un paso prometedor para seguir avanzando y actuar . Igualmente bienvenido es el énfasis del comunicado de los Ministros de Desarrollo del G20 sobre la necesidad de fortalecer a las mujeres y los jóvenes a través de trabajos decentes y promoviendo la cobertura del sistema de protección social en los países en desarrollo. Las prioridades anteriores están en el centro de las demandas sindicales de un nuevo contrato social para abordar los principales déficits en el mundo del trabajo y garantizar una recuperación y resiliencia centradas en el ser humano.


1. Fuente: cálculo de ASviS. La magnitud de las interconexiones varía entre los indicadores. El número de flechas se refiere a la estimación de la pendiente en la regresión lineal (transformación log-log). Tres flechas [> 10%]; dos flechas [5-10%]; una flecha [0-5%]