Se prorroga hasta el 30 de junio el plan me cuida

POR SÉPTIMA VEZ EL PLAN ME CUIDA SE PRORROGA. SUS MEDIDAS EXCEPCIONALES PARA FACILITAR LA CONCILIACIÓN ESTARÁN VIGENTES HASTA EL 30 DE JUNIO DE 2022, AUNQUE SIGUE SIENDO INSUFICIENTE Y DISCRIMINATORIO

El Consejo de Ministros aprobó ayer la séptima prórroga del Plan Me Cuida, hasta el 30 de junio, junto a la extensión de otras medidas que protegen el empleo.

PLAN ME CUIDA: ADAPTACIÓN DE JORNADA LABORAL Y REDUCCIÓN DE JORNADA

El Plan Me Cuida es una de las medidas que aprobó el Gobierno de forma extraordinaria en el contexto de la pandemia para ofrecer cobertura a las personas trabajadoras. Concretamente, este plan fue diseñado para facilitar la conciliación de las familias en un momento realmente complicado. Se encuentra regulado en el artículo 6 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo.

Por un lado, permite a la persona trabajadora flexibilizar su jornada laboral para cuidar al cónyuge o pareja de hecho y de familiares de hasta segundo grado de consanguineidad. Hablamos de padres, madres y abuelos/as en línea ascendente, y los hijos/as y nietos/as en línea descendente. Dicha flexibilización debe ser acordada con la empresa y no supone la pérdida de salario. La flexibilización puede traducirse en un cambio en la distribución del tiempo o cambio de centro de trabajo, por ejemplo.

Por otro lado, el Plan Me cuida también contempla la reducción de jornada, que debe acordarse igualmente con la empresa. La reducción supone una pérdida de salario proporcional al tiempo de trabajo que se reduce, pudiendo llegar al 100%.

La medida solo es aplicable a personas trabajadoras por cuenta ajena, que deben justificar las circunstancias excepcionales que se deriven del Covid-19. En este momento, una de las circunstancias más habituales, y que aparece contemplada en el decreto, es la obligación de la cuarentena de menores en centros educativos.

Tanto si se recurre a la flexibilización de jornada como a la reducción, es necesario que la persona trabajadora lo justifique y negocie con la empresa. Y es que la ley permite pero no obliga.

Los conflictos derivados de esta negociación se resolverán mediante la jurisdicción social, por el procedimiento de urgencia. Aunque la empresa acredite debida y objetivamente la imposibilidad de llevarse a cabo cualquiera de los dos supuestos (adaptación o reducción), acogerse a este plan supone hacer uso de un derecho regulado por ley. Hay que insistir en esta cuestión.

EL PLAN ME CUIDA SIGUE SIENDO INSUFICIENTE Y DISCRIMINATORIO

Una vez más, desde USO denunciamos que el Plan Me Cuida se haya aprobado a última hora ante la incertidumbre de las familias, a menos de una semana de su caducidad.

Además, calificamos la medida como de insuficiente y discriminatoria por los siguientes motivos:

  • Insuficiente: aunque se regule en la ley, no implica que las empresas estén obligadas a aceptar la flexibilización o reducción de jornada, ya que pueden justificar la negativa de alguna manera. Esto provoca que las personas trabajadoras se queden sin herramientas para defenderse, aunque pueda recurrirse a los tribunales. Además, la reducción de jornada implica la pérdida de salario, que no pueden permitirse una cantidad considerable de familias.
  • Discriminatorio: el plan no tiene en cuenta el desigual punto de partida de hombres y mujeres tanto en el empleo como en casa. Tampoco sus circunstancias económicas. Las que se acogen mayoritariamente a este plan, y concretamente a las reducciones de jornada, son mujeres, y muchas de ellas conforman familias monoparentales. Es obvio que no todo el mundo puede permitirse perder una parte del salario, pero tampoco dejar solas a otras personas que necesitan ser cuidadas.
    Prácticamente un 100 % de las consultas recogidas por USO acerca de esta cuestión provienen de mujeres. Según el INE, en el cuarto trimestre, las mujeres ocupaban el 75 % del empleo a tiempo parcial, y de estas, más de un 50 % lo hicieron por no encontrar un trabajo a jornada completa, y un 16 % por ejercer labores de cuidado. Estos datos confirman la necesidad de un cambio cultural y políticas orientadas a profesionalizar los cuidados y repartir el tiempo de trabajo de una manera adecuada entre hombres y mujeres.

A la insuficiencia y discriminación propias del plan se suma la situación caótica vivida desde que la Comisión de Salud Pública eliminara la obligación de hacer cuarentena de los contactos estrechos de los positivos con la variante ómicron. Por ello, USO decidió solicitar un permiso retribuido para el cuidado de menores y dependientes.

¿Tienes problemas para solicitar la conciliación? Ponte en contacto con USO y te ayudaremos.