Ryanair: continúa la batalla judicial y el recorte de derechos laborales y salarios

Ryanair intenta rebajar los salarios durante cuatro años con la excusa del covid-19 mientras afronta un 2020 plagado aún de juicios con la plantilla

El próximo 14 de julio terminan las negociaciones por el intento de Ryanair de rebajar los salarios de su plantilla en España. Una modificación sustancial de condiciones de trabajo que la aerolínea irlandesa ha planteado “como siempre, utilizando el chantaje. Quiere imponer una rebaja salarial del 10% del salario a los tripulantes y del 20% a los pilotos para disminuir los despidos por la menor actividad durante el covid-19”, explica Lidia Arasanz, secretaria de Comunicación de USO-Ryanair.

Ryanair pretendía en un inicio que esta rebaja salarial durase cinco años. Su única concesión es rebajarlo a cuatro. Además, defiende la plantilla, “el recorte real supondrá entre un 35% y un 60%, porque el salario en Ryanair se compone de otros aspectos, como las ventas a bordo, los pluses o bonos de productividad, y las horas de vuelo. Todo eso también se ha reducido. Nosotros le hemos propuesto que se haga un uso responsable de los ERTE por causa de fuerza mayor y, una vez finalizado este ERTE, se plantee la posibilidad de un ERTE ETOP, por causas productivas. Ryanair dice eso solo resuelve una parte del problema. También le hemos planteado que ese 10% sea reembolsable en un plazo más cercano, pero siguen planteando un recorte salarial por cinco años”, explica Arasanz.

Gustavo Silva, secretario general de USO-Ryanair, manifiesta que “queremos evitar volver a los tribunales y llegar a un acuerdo. Pero a un acuerdo que sea razonable y ajustado, tanto en medidas como en extensión, al problema. En el caso de no haya consenso, nos veremos forzados a volver a los tribunales para dejar claras, una vez más las coacciones y abusos por parte de Ryanair. Al principio del proceso, han tratado de imponerse de nuevo, en la línea de una voluntad negociadora que brilla por su ausencia. Pero ha habido un pequeño cambio y esperamos realmente que esta aerolínea recapacite y sea capaz de dejar de lado su obsesión, el dinero, y piense en garantizar el bienestar de sus empleados y usuarios en España”.

La vida laboral en Ryanair: una continua judicialización

Trabajar y ser sindicalista en Ryanair supone vivir en los tribunales. Las relaciones laborales con Ryanair han estado marcadas desde siempre por el absolutismo de la compañía y, a golpe de sentencia, por mínimos avances que vuelven a requerir de otra denuncia para su aplicación.

Las huelgas históricas contra la compañía, entre ellas la primera huelga paneuropea, la de julio de 2018, han servido para sentar a Ryanair en los banquillos de los juzgados españoles, para aplicarle nuestra legislación laboral. Un mínimo que ni siquiera cumplían, pues han aplicado durante décadas, con el beneplácito de los sucesivos gobiernos, la legislación laboral irlandesa para trabajadores que tenían sus centros de trabajo (los aeropuertos) y sus domicilios en España.

La última gran victoria conseguida por USO, en demanda conjunta con Sitcpla y Sepla, se dio en la Audiencia Nacional: tumbó el ERE ilegal para las bases de Canarias y Girona. En pleno estado de alarma, con los aviones en los hangares, Ryanair tuvo que hincar la rodilla y readmitir a los trabajadores e incluirlos en un ERTE por causa de fuerza mayor. No obstante, también esto ha vuelto a judicializarse y está pendiente de pasar por sala.

También revés sin precedentes para Ryanair y, por extensión, para el Ministerio de Fomento, en la sentencia a favor de USO por parte de la Audiencia Nacional: los servicios mínimos de esas primeras huelgas de 2018 fueron abusivos.

Demandas pendientes con señalamiento: 8 de septiembre, vista por la mesa negociadora

El primer juicio señalado contra Ryanair se celebrará el próximo 8 de septiembre. Versará sobre los incumplimientos en materia de negociación colectiva. Ryanair ha bloqueado la mesa negociadora del convenio colectivo que se había acordado en enero de 2019, cuando se levantó la última huelga contra la compañía a cambio de unos compromisos que la aerolínea irlandesa no ha cumplido.

“Ryanair dice que no reconoce a los miembros de la mesa. Obviamente, somos los dos sindicatos que firmamos el acuerdo quienes elegimos quién forma parte por cada uno en la mesa, no Ryanair. Además, Ryanair quiere seguir con su colonialismo laboral irlandés: pretende que las negociaciones se lleven a cabo en inglés. Y, además, con reuniones en Madrid y reuniones en Dublín. El convenio es para los trabajadores de las bases españolas, no pueden obligarnos a viajar a Dublín a negociarlo. Además, cuando Ryanair no paga ni nuestros viajes ni los de nuestros asesores”, explica Lidia Arasanz.

El ERTE por causa de fuerza mayor para las bases de Ryanair en Canarias y Girona, 24 de septiembre

Nada más que la Audiencia Nacional sentenció que el ERE de Las Palmas, Tenerife, Lanzarote y Girona era ilegal, Ryanair se vio en la obligación de readmitir a los 224 trabajadores despedidos.

Sin embargo, Ryanair no ejecutó la sentencia cumpliendo la ley y el propio auto. La compañía los readmitió, pero no los reincoporó, puesto que mantiene esos centros de trabajo cerrados. Una semana después de la sentencia, Ryanair comenzó a darlos de alta en la Seguridad Social, pero la falta de centro de trabajo no es la única irregularidad. Los trabajadores que ganaron la sentencia del ERE no han cobrado los salarios de tramitación, tal y como obliga el auto de la Audiencia Nacional. Una nueva demanda sin señalamiento, relacionada con la de su ERTE posterior.

Porque Ryanair hizo un ERTE a medida solo para estos trabajadores procedentes del ERE ilegal. El 24 de abril salió la sentencia, pero Ryanair, para aprovechar las ventajas fiscales de los ERTE de causa de fuerza mayor del coronavirus, los mandó a ERTE con efectos retroactivos a 15 de marzo. Un ERTE diferente al que había planteado para toda su plantilla.

El señalamiento del juicio es el 24 de septiembre. “Si toda la plantilla está en ERTE, es normal que también esos trabajadores pasen a ERTE, pero no que no los reincorpore primero y haga retroactivo en mes y medio su ERTE. Está aprovechando la crisis sanitaria para seguir defraudando”, considera la portavoz de USO en Ryanair.

10 de noviembre: juicio por el ERE de Canarias y Girona contratados por las agencias

La vista por el ERE de Ryanair fue uno de los últimos juicios que se celebró en la Audiencia Nacional antes de que comenzara el estado de alarma. El 10 de marzo estaba previsto que también se celebrase la audiencia por el ERE de Crewlink y Workforce, las agencias que utiliza Ryanair para completar su plantilla. Sin embargo, las comparecencias por la causa de la empresa principal se alargaron y la segunda parte se aplazó.

Con el parón judicial, este juicio está señalado para el 10 de noviembre. “Es lógico pensar que, aunque en leyes 2+2 no siempre es 4, la Audiencia Nacional seguirá su mismo criterio para las agencias. Esperemos que también los compañeros de Workforce y Crewlink consigan la nulidad del ERE y la reincorporación. Son personas que ahora mismo no tienen ni el respaldo del ERTE”, recuerda Lidia Arasanz.

Juicio por la conducta antisindical de Ryanair contra los delegados LOLS

Aún no ha habido elecciones sindicales en Ryanair. Una de las primeras “concesiones” que hizo la compañía a la ley laboral española fue permitir que los dos sindicatos con representación entre los tripulantes, USO y Sitcpla, nombraran delegados LOLS de entre los miembros de sus secciones sindicales. Las elecciones, en una constante batalla sindical que no da tregua a los trabajadores, siguen sin señalarse por falta de tiempo entre conflicto y conflicto.

Sin embargo, esos delegados deberían poder ejercer sus funciones como en cualquier otra empresa que cumpla con la legislación laboral. Una vez más, no es el caso de Ryanair.

El 9 de diciembre se ha señalado el juicio por conducta antisindical contra la compañía irlandesa. En este año y medio, los delegados nacidos del acuerdo del 9 de enero 2019 para aplicar los derechos sindicales en Ryanair, han visto menoscabados sus derechos laborales. Ryanair no contempla sus horas sindicales como tiempo efectivo de trabajo, y no ha pagado o ha pagado incorrectamente parte de sus salarios.

“La labor sindical de un delegado no se hace en sus días libres. Eso no es respetar los derechos laborales. En nuestro tiempo libre hacemos lo que queramos, pero las horas sindicales son parte efectiva de nuestro tiempo de trabajo”, recalca Arasanz.

Tres juicios más contra Ryanair pendientes de señalamiento

Si finalmente Ryanair impone la bajada de salarios, se sumará una nueva demanda sin fecha de juicio. Pero no es la única. Tres vistas de USO contra Ryanair están pendientes de fecha. Una es la relativa a la ejecución de la sentencia del ERE de Canarias y Girona.

Las otras dos también vienen de largo. Por un lado, la vulneración del derecho a huelga durante las huelgas de 2018. En este sentido, ya Inspección de Trabajo se había pronunciado: proponía 15 sanciones graves y una muy grave tras constatar que Ryanair sí vulneró el derecho a huelga.

El juicio en la Audiencia Nacional iba a celebrarse en enero de 2019, pero se aplazó por firmarse el acuerdo el 9 de enero, como una oportunidad a Ryanair de redimirse. Lejos de respetar la labor sindical, no ha hecho más que ahondar las distancias con los representantes de los trabajadores.

Y, por otro, el juicio por cesión ilegal de trabajadores de Workforce y Crewlink a la matriz Ryanair. En este sentido, ya Inspección de Trabajo observó en Girona que había, efectivamente, una cesión ilegal de trabajadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *