Nuevo varapalo judicial para KALISE en su «lucha» contra USO

En línea con los “fiascos” judiciales que acumula la empresa KALISE en sus contenciosos con USO, ayer fue publicada una nueva sentencia en su contra y en favor de la demanda de USO.

Por situar los antecedentes del actual proceso judicial, decir que nuestro compañero Benito Alfredo González (Secretario del Comité de Empresa en KALISE y Secretario de Igualdad de FI-USO en Canarias) ya tuvo tiempo atrás una sanción por parte de la empresa, consistente en la suspensión de empleo y sueldo.

Una vez celebrado el juicio, fue dictada sentencia a nuestro favor, considerando la sanción injusta y desproporcionada, y siendo  tildada por el juez como un ataque a los derechos fundamentales, imputando una indemnización por daños morales, además de la condena en costas a la empresa.

Posteriormente, nuestro compañero fue despedido el pasado mes de diciembre, tras la apertura de un expediente sancionador, imputándole la empresa una serie de hechos que, posteriormente, bajo demanda presenta por USO, han sido juzgados y resueltos.

En esta sentencia, nuevamente, los tribunales dan un enorme varapalo a la empresa, dictando fallo y considerando el despido nulo “condenando a la empresa a que readmita al trabajador en su mismo puesto y condiciones de trabajo, con más el abono de los salarios de tramitación dejados de percibir desde el día del despido hasta el de la notificación de la presente resolución a razón de 60,52 euros diarios y le condeno a abonar al actor una indemnización de 30.000 euros por vulneración de derechos fundamentales”

En el desarrollo de la sentencia, el juez “obsequia” a la empresa con un elenco de valoraciones en los siguientes términos… “Pocas veces se vé algo así́. Es obvio que la empleadora ha llevado a cabo un uso abusivo y desviado de su potestad sancionadora, a fin de despedir a un representante de los trabajadores con los que mantenía, a la fecha de los hechos, tal y como se constata en los hechos probados, una importante conflictividad” o bien «por su intensidad y duración constataban la existente de «un maltrato o daño psicológico»….  

Son aseveraciones inapelables del juez, que retratan de una manera bochornosa el proceder de KALISE (y sus “aprendices” a dirigentes) en contra de USO y sus representantes legalmente elegidos por los/as trabajadores.

Ante estas realidades, poco mas podemos añadir, tan solo lamentar las actitudes retrógradas y prácticas antisindicales a las que la empresa ha recurrido con asiduidad en su incomprensible dinámica en nuestra contra.

Con la misma asiduidad que ha ido perdiendo TODOS y cada uno de los conflictos judiciales a los que se ha enfrentado a USO.