Más de 4 millones de personas siguen necesitando protección social

Según los datos de la EPA del segundo trimestre, más de 4 millones de personas siguen precisando protección social. USO reivindica la extensión de los ERTE más allá del 30 de septiembre

El Instituto Nacional de Estadística ha publicado hoy los datos de la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre de 2020, fuertemente influidos por la pandemia. El paro creció en 55.000 personas hasta alcanzar los 3.368.000 desempleados y 1.062.800 personas pasaron a la inactividad.

“Más de cuatro millones de personas, bien por estar en desempleo antes de la pandemia o bien por ser incluidos en ERTE, siguen precisando de protección social por parte de Estado. De estos, más de un millón necesitan que medidas como los ERTE por fuerza mayor se extiendan más allá del 30 de septiembre, para contribuir a que la destrucción de empleo no acabe con el débil mercado laboral español. Los ciudadanos no pueden estar pendientes de si a la vuelta de las vacaciones estarán en la calle o sin ingreso alguno. El inservible diálogo social no puede irse de vacaciones sin dar respuesta a esta situación”, reivindica Joaquín Pérez, secretario general de USO.

Destrucción de empleo

En el segundo trimestre del año, en plena pandemia, se han destruido un millón de empleos. La tasa de paro ha aumentado hasta el 15,33% y el número de ocupados ha descendido un 6,05%, hasta los 18.607.200. La caída en la ocupación, que se ha producido en todos los sectores económicos, se ha dejado notar fundamentalmente en el sector privado, con 1.052.000 ocupados menos, mientras que en el sector público el impacto negativo ha sido de 22.000.

El covid-19 ha incidido negativamente en el empleo a tiempo completo, que ha caído en 732.300 personas y en el empleo parcial, que se reduce en 465.400. Y sigue afectando más al empleo masculino (102.900 hombres más en el paro) que al femenino (47.900 mujeres más en desempleo), reflejo de la puesta en valor de actividades sanitarias, de limpieza y cuidados, que emplean mayoritariamente a mujeres. “Aunque la tasa de paro femenina (16,72%) continúa siendo superior a la masculina (14,13%), por lo que las medidas futuras deberán dirigirse también a mejorar la empleabilidad de las mujeres”, recalca Pérez.

También durante este trimestre, los hogares con todos sus miembros en paro han aumentado en 74.900 hasta 1.148.800. “Los efectos de la pandemia han sido levemente contenidos con las medidas económicas que se han puesto en marcha, pero los próximos meses precisaremos de una actuación contundente para dar respuesta a la situación crítica que vivirán estos hogares, para los que será difícil reengancharse al mercado laboral”, apunta Pérez.