Elecciones sindicales: la firma digital para avalar candidaturas no está regulada

Usar la firma digital para avalar las candidaturas en las elecciones sindicales no está regulado y, por lo tanto, puede inducir al fraude

La firma digital no está regulada expresamente para usarla en elecciones sindicales. Es el resumen de la respuesta emitida por la Dirección General de Trabajo a la pregunta de USO sobre si son legales las candidaturas avaladas por firma electrónica.

Por ello, USO recomienda “velar por que todos los procesos electorales se hagan de una forma democrática, garantizando la participación de todas las personas trabajadoras, en la manera que marca la ley, e impugnando todos aquellos procesos que no cumplan con la normativa legal vigente”.

El pasado mes de febrero, USO registró ante la DGT la consulta sobre la nueva modalidad de presentar candidaturas electorales: con firma electrónica. Nuestro sindicato llamaba la atención sobre que “puede ser foco de fraude electoral”. En nuestra solicitud, ya alertábamos de que la regulación electoral, como para tantas otras materias, está obsoleta. Y no contempla esta posibilidad. “Por lo tanto, no hay ninguna ley, decreto ni instrucción que lo regule, ni que posibilite la detección y denuncia de los posibles fraudes en los procesos electorales con este tipo de candidaturas”.

Una ley de elecciones sindicales discriminatoria y arcaica

“Hay que garantizar la democracia en las elecciones sindicales, tanto en el voto como en las candidaturas. Sabemos que la pandemia ha puesto en entredicho muchos mecanismos obsoletos, pero no podemos aceptar los avances tecnológicos si su legalidad no está garantizada. Para ello, tiene que llegar primero la regulación. Un uso indiscriminado de la firma digital genera indefensión en la Mesa Electoral, que no sabe ni de su validez ni de cómo comprobar que responde realmente a la persona que avala la candidatura”, explica Sara García, secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO.

En este sentido, la respuesta de la Dirección General de Trabajo manifiesta los diferentes usos oficiales de la firma digital, que incluyen múltiples procesos. Pero reconoce que no viene estipulado cómo actuar con la firma digital en elecciones sindicales.

“Esta falta de cintura de la legislación electoral para adaptarse a nuevas necesidades evidencia lo que desde USO llevamos años reclamando: hay que actualizar una ley que tuvo su momento y su porqué, pero que hoy ya no representa la realidad del mundo del trabajo y de sus representantes. Además de discriminatoria hacia la gran mayoría de sindicatos, es arcaica en sus procedimientos”, añade García.