XI Congreso Confederal, un nuevo impulso para la organización

El 126º Consejo Confederal ha aprobado la convocatoria del XI Congreso de USO, que tendrá lugar en el Palacio de Festivales de Santander del 22 al 24 de noviembre, en el que se abordará el Informe de Gestión, la Resolución Programa y Resoluciones Especiales, la modificación de Estatutos y la elección de órganos de dirección.

El formato de Congreso incluye dos textos de ponencia (Estatutos y Resolución Programa), una Conferencia de Estatutos previa al Congreso y la dirección precongresual por parte del Comité Confederal.

La Mesa que presidirá el Congreso estará compuesta por:

  • Presidencia: Ladislao Pérez;
  • Vicepresidencia: Mercedes Martínez;
  • Vocalías: Juan Manuel de Pedro y Mª Paz Agujetas, y
  • Secretaría de Actas: Nuria Ayuso.

La Comisión de ponencias está bajo la coordinación de Javier de Vicente, junto a Sara García, Joaquín Pérez, David Díaz, Carolina Abad, Ramón Salaices, José Luis Fernández y Dulce Mª Moreno.

En cuanto a la Comisión de Organización, la coordinación recae en José María González, junto a María Susmozas, José Ramón de la Hoz, Txomin Marañón, Nuria Vizcay y Pablo Trapero.

Siendo el Congreso Confederal el máximo órgano de dirección de nuestra organización y máxima expresión de nuestra democracia interna, todos y todas los que pertenecemos a la USO tenemos el derecho y deber de participar para seguir construyendo nuestro proyecto sindical, diferenciado y ambicioso, asentado en nuestros principios y valores y prepararlo para los retos y necesidades que tiene y tendrá la ciudadanía en los próximos cuatro años.

Debemos analizar la coyuntura actual, debatir y revisar nuestro trabajo sindical y poner en marcha a nuestra organización para continuar defendiendo los derechos de los trabajadores ante las realidades presentes y futuras. Y debemos también actualizarnos como organización, para ser la mejor herramienta sindical en nuestro país, al servicio de todos los trabajadores y trabajadoras, para ser más eficaces en nuestra labor diaria y para que seamos también agentes de denuncia, propuesta, opinión y promotores de cambio.

La USO está preparada para el nuevo impulso que precisan los ciudadanos. A pesar de la crisis económica, la pérdida de puestos de trabajo y la precarización del empleo, podemos afirmar con orgullo que hemos mantenido la afiliación en términos absolutos y que hemos incrementado nuestro porcentaje de representatividad en los últimos cuatro años, manteniéndonos como el tercer sindicato a nivel estatal. Un mérito de todos y todas los que militamos en ella, sin duda, pero producto también de nuestro modelo sindical, vivo y necesario hoy más que nunca, porque nunca más que ahora se ha manifestado con tanta urgencia la necesidad de independencia, autonomía, pluralismo, democracia interna, solidaridad y la puesta en valor de la dignidad de la persona y del trabajo en el mundo sindical.

Y lo hemos hecho padeciendo todos estos años una obsoleta y sectaria Ley Orgánica de Libertad Sindical y una legislación injusta y partidista en materia de elecciones sindicales, que sigue blindando al “bisindicalismo”, y que a ningún partido político le ha interesado revisar; con muy pocos recursos para desarrollarnos y trabajar, pero con la fuerza y el impulso de nuestra propia identidad, con la bandera de nuestros valores.

Debemos avanzar aún más hacia un sindicato prioritariamente de acción, con el trabajo permanente en las empresas y la administración y dedicando nuestro potencial humano a la atención de los trabajadores y de sus problemas. Este Congreso reforzará nuestra seña característica, el ser un sindicato de verdadera proximidad, adaptado a las realidades laborales, de forma también singular en la pequeña y mediana empresa, que contempla formas organizativas dinámicas que prevean la organización de trabajadores inmersos en un mercado laboral que obliga a cambiar frecuentemente de empresa y de sector. Un sindicato que sea un fiel reflejo de la sociedad, en el que quepamos todos y todas, que integre plenamente a la juventud y a las mujeres en su estructura, en la acción sindical y en sus órganos de decisión.

Nuestro Congreso es el momento para participar, escucharnos y decidir. Tenemos que conseguir un Congreso lo más participativo posible. Cualquier afiliado o afiliada puede y debe participar, bien proponiéndose como delegado y asistiendo a las asambleas o bien dirigiendo sus propuestas en referencia a los temas a tratar por escrito a la comisión que se establezca en cada ámbito para ser debatidas. Para reforzarnos como alternativa sindical, es imprescindible la mayor participación posible porque éste es el ilusionante proyecto de todos y todas los que formamos la USO. Debemos seguir construyendo el sindicato que la sociedad necesita, el nuestro, una USO en marcha.