Vigilantes del centro Valle Tabares aprueban un preaviso de huelga.

La medida se aprobó por parte del personal durante una asamblea celebrada el pasado jueves y que fue convocada por los representantes de las centrales sindicales USO-CANARIAS y CSIF.

Los sindicatos USO-CANARIAS y CSIF informan de que personal del servicio de seguridad del centro de medidas judiciales para menores de edad de Valle Tabares aprobaron en asamblea afrontar un preaviso de huelga para dentro de un mes a raíz de los supuestos incumplimientos en materia de uniformidad e información por parte de la nueva empresa concesionaria.

El encuentro de todos los trabajadores para debatir y votar la mencionada medida de protesta se desarrolló durante la jornada del pasado jueves, según explicaron portavoces de ambos sindicatos.

Cabe recordar que, desde el día 1 de este mes, en dicho recurso del Gobierno canario el servicio de vigilancia lo asumió la empresa Alcor Seguridad, que ganó el concurso convocado al efecto.

Uno de los motivos de las quejas del personal consiste en carencias en el equipamiento individual de los vigilantes, concretamente la falta de calzado adecuado y de unas defensas homologadas.

Desde dichos sindicatos señalan que los trabajadores deben trabajar con “tenis”, ya que todavía no se han entregado las botas adecuadas.

Otra de las protestas planteadas por los representantes de USO-CANARIAS y CSIF radica en que por parte de la empresa no se facilitan los cuadrantes y, por tanto, la cantidad de horas que trabaja cada vigilante.

Este último aspecto ha generado la presentación de varias denuncias ante la Inspección de Trabajo.

Tras salir la empresa Seguridad Integral Canaria (SIC) de dicho servicio y la entrada de la nueva concesionaria se concretó en la subrogación de 55 vigilantes. Las otras 20 plazas se cubrieron con nuevos contratos. Estos últimos empleados deben efectuar más horas mensuales que sus compañeros (184) y percibirán un sueldo inferior.

Tenemos que resaltar que en ese cambio “hubo personas con experiencia que se quedaron fuera”.

Sobre el perfil necesario para desempeñar el trabajo de vigilante en un centro como Valle Tabares, fuentes sindicales explican que influyen varios factores, desde la condición física hasta la forma de ser, la manera de actuar o la experiencia en este tipo de recintos.

En ese sentido, aclaran que no es lo mismo una persona con más de 50 años que lleve en dicho puesto 10 o 15, a un empleado que se incorpore ahora y carezca de experiencia en dicha labor.