LA TEMPORALIDAD Y LA BRECHA DE GÉNERO CREAN BOLSAS DE MARGINALIDAD EN EL EMPLEO

Tras publicar el Servicio Público de Empleo los datos del paro registrado correspondientes a mayo, no podemos dejar de alegrarnos de que la tendencia siga siendo a la baja, aunque la curva de descenso es más plana que en años anteriores. El paro bajó en 111.908 registrados, y con respecto al mayo anterior, en 208.998 personas (-6,04%). El número total de parados es de 3.252.130.

Además, el mercado de empleo en España sigue pecando de inestabilidad, temporalidad, precariedad y marginación de las mujeres. Aunque ha habido casi un 20% más de contratación indefinida que en mayo de 2017, con 200.078 fijos formalizados, “estos empleos siguen siendo la excepción, pues de todos los contratos firmados en mayo, más de dos millones, ni siquiera el 10% son indefinidos. Es decir, en España se firman nueve contratos temporales por uno solo de duración indeterminada”, reprocha Laura Estévez, secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO.

Los contratos por días o semanas se demuestran en los datos de afiliación a la Seguridad Social. Todos los lunes de mayo hay más de 220.000 altas y casi tantas bajas: “es la prueba documental de que la mayoría de contratos se firman para un fin de semana y caducan el lunes, o se firman ese día para una semana. El 31, además, caducaron más de 215.000 contrataciones, que eran por lo tanto solo hasta fin de mes”, analiza Estévez. La Seguridad Social tiene 18.915.668 afiliados, sigue creciendo en términos mensuales, pero a un ritmo menor en el interanual.

El paro entre las mujeres baja a un ritmo menor: “a pesar de que hay menos hombres demandantes de empleo, cuando se reduce el paro lo hace más entre ellos, tanto en términos relativos como absolutos. Este ritmo más lento, partiendo de peores cifras, no hace sino abundar en la brecha de género que lastra a las mujeres trabajadoras”, recuerda Laura Estévez. El SEPE registra 1.904.990 desempleadas frente a 1.347.140 hombres demandantes de empleo. En mayo, el paro femenino se redujo un 1,65% (-31.918 mujeres) frente al -3,7% masculino (51.820 parados menos).

Las mujeres, los trabajadores pobres que enlazan contratos de días o semanas, y los parados de larga duración son las grandes debilidades del mercado laboral español. “El sistema de cobertura sigue dejando fuera a demasiadas personas en riesgo de pobreza. 4 de cada 10 personas desempleadas no tienen ya ningún tipo de prestación”, concluye la secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO.